Noti Cargo

Así va la lucha contra las mafias del contrabando en Colombia

En menos de dos años la Dirección de la Policía Fiscal Aduanera ha logrado desarticular 73 grupos dedicados a esta actividad, que genera pérdidas anuales a la economía colombiana que ascienden a US$5.000 millones. El director de esta dependencia, el general Juan Carlos Buitrago, habló con El Espectador sobre cómo opera este delito transnacional.

Con el aumento de los cultivos de uso ilícito en el país, las mafias han encontrado en el contrabando una forma de blanquear ganancias. Por ejemplo, cuando un narcotraficante recibe un cargamento de cocaína, obtiene una ganancia con la que debe pagar a sus proveedores, dando apariencia de legalidad. El contrabando permite la monetización de esos dineros del narcotráfico comprando mercancías en China, enviándolas a los puertos de Panamá y de allí a Colombia. Esta y otras modalidades son las que viene atacando la Dirección de la Policía Fiscal Aduanera que, en los últimos dos años, acabó con 73 grupos dedicados a una actividad que genera pérdidas anuales a la economía colombiana por US$5.000 millones.

En medio de esa ofensiva, en septiembre pasado, la Dirección de Impuestos y Aduanas Nacionales (DIAN) anunció que el contrabando tuvo una reducción del 23 % respecto al año anterior. El director de la entidad adscrita al Ministerio de Hacienda, José Andrés Romero, señaló que es una cifra directamente relacionada con los operativos efectuados por los 1.300 uniformados de la Polfa. En diálogo con El Espectador, el brigadier general de la Policía Juan Carlos Buitrago, el hombre hoy a cargo de los operativos anticontrabando, hizo una radiografía de cómo están funcionando los contrabandistas, por dónde se movilizan, las consecuencias del delito, sus nexos con grupos armados y los retos de la institución.

“Es un costo muy alto que afecta a la economía, el empleo, el medioambiente y la salud de las personas. Pero más grave aún, son millones de dólares que hoy alimentan a las mafias del narcotráfico, el terrorismo, el tráfico de armas y la minería ilegal. Durante estos dos años hemos logrado decomisar mercancías avaluadas en $388.000 millones”, señaló el alto oficial. En las investigaciones hechas por la Policía se identificó que actualmente las zonas más vulnerables para que se cometa este delito son Bogotá (18 %), La Guajira (15 %) Nariño (14 %) y Norte de Santander (11 %), Arauca (9 %), Atlántico (8 %). Además, el 55 de las capturas de responsables se han hecho en zonas de frontera con Venezuela y Ecuador.

Las pesquisas realizadas por la Policía, con apoyo de las agencias estadounidenses de inteligencia, también dan cuenta de las alianzas y operaciones de lavado de dinero entre contrabandistas colombianos y el cartel de Sinaloa, la temida organización liderada por el jefe narcotraficante Ismael el Mayo Zambada, sucesor del detenido Chapo Guzmán. La más reciente operación nació con la incautación de US$100 millones en la ciudad de Los Ángeles (California) a una organización del narcotráfico, a la cual se le halló información de varias empresas colombianas que le lavaban su dinero a través de la importación ilícita de mercancías a Colombia.

También en el aeropuerto El Dorado, principal terminal aérea con destinos internacionales del país, se ha encontrado a muchas personas tratando de entrar dinero al país de manera ilegal. Según datos de la Fuerza Pública, entre 2018 y 2019 fueron capturadas 24 personas intentando lavar dineros provenientes del narcotráfico, en divisas tales como dólares, euros o pesos mexicanos. De esos casos, que representan cerca de $17.000 millones, al menos 13 personas fueron descubiertas porque llevaban dinero en efectivo, literalmente ingerido o adherido a algunas partes del cuerpo. Los demás casos han sido detectados ocultos en juguetes, calzado u otros artículos.

“En esta lucha estamos muy articulados con la Vicepresidencia; los ministerios de Comercio, Agricultura, Minas, Defensa y Hacienda; la DIAN, la Fiscalía General, el Instituto Colombiano Agropecuario (ICA), las gobernaciones y las alcaldías, entre otras instituciones del Estado. Además, pusimos en marcha un Centro Integrado Policial Permanente Anticontrabando (CIPPA), el cual funciona las 24 horas. Estamos enfocados en atacar los eslabones más fuertes de este sistema de economía criminal, desarticulando las estructuras y persiguiendo su dinero y los bienes ilícitos en Colombia y el exterior”, señaló el brigadier general Juan Carlos Buitrago.

Otro de los retos que afronta la Polfa es el cibercontrabando, una variación que funciona, a través de internet, con el comercio ilícito de productos sin cumplir con los requisitos tributarios o aduaneros. Una de las modalidades de los cibercontrabandistas es que suplantan páginas de compañías legalmente constituidas en el exterior o traen productos para el consumo humano, los cuales son adulterados en su presentación y composición química, lo que pone en riesgo la salud de los consumidores. “Estamos trabajando fuertemente con la Cámara de Comercio Electrónico, el Centro de Ciberseguridad de la Dijín y con Europol (Oficina Europea de Policía)”, concluyó el director de la Polfa.

El golpe más reciente y mediático de la Policía Fiscal y Aduanera se dio en agosto pasado contra Olga Lucía Díaz Guzmán, denominada la Patrona, conocida por liderar una red criminal dedicada a falsificar facturas para ayudar a empresas a evadir el pago de impuestos. Al parecer, ocho personas a su mando coordinaban una defraudación del Estado que asciende a $2,3 billones. El segundo grupo, desmantelado por las autoridades, fue el Zar de los textiles, Salim Ricardo Yamhure Daccaret, capturado en marzo pasado. Daccaret lideraba una organización criminal que había introducido textiles provenientes de China y Hong Kong por un valor de $167.000 millones.

Archivo original
Redacción: El Espectador
Imágenes: Archivo El Espectador

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *