Artista Doris Salcedo protesta contra el presidente Iván Duque por irrespetar el contramonumento

El mandatario realizó en el espacio de arte y memoria Fragmentos, el domingo pasado en el centro de Bogotá, un evento político que afectó la exposición de una obra de un artista belga. En Presidencia dicen que solo usaron un bien público.

En diálogo con El Espectador la artista colombiana Doris Salcedo denunció que “Fragmentos, espacio de arte y memoria, fue utilizado por Iván Duque de manera inconsulta y autoritaria, irrespetando todas las normas internacionales sobre conservación de obras de arte y derechos de autor en museos y espacios de exhibición”.

Ella hizo el pronunciamiento a raíz del evento político que realizó el presidente de la República el domingo pasado en ese lugar, ubicado dos cuadras al sur de la Casa de Nariño por la carrera séptima, en el centro de Bogotá. Ese día Duque informó a través de su cuenta de Twitter, a propósito del paro nacional que completa dos semanas en Colombia: “Compartimos con líderes religiosos, quienes en su función social y de fe trabajan por el bienestar del país. Destacamos su respaldo a la institucionalidad y al diálogo, el rechazo a la violencia y la petición para que se levanten bloqueos”.

Salcedo, quien lideró la construcción del lugar y realizó la obra que lo preside desde 2018, un piso agrietado por marcas hechas por las víctimas de la violencia sobre los miles de fusiles fundidos de la desmovilizada guerrilla de las Farc, reclama que esa reunión se hizo “sin consultar al comité asesor de Fragmentos”. Insiste: “Presidencia realizó un uso arbitrario del espacio, que en este momento exhibe la muy valiosa obra del artista Francis Alÿs”. Se trata de “Salam Tristesse: Irak 2016-2020″, una muestra del trabajo que el belga Alÿs, como artista de guerra, hizo en Irak en los últimos cuatro años. Explora el colapso social, la ausencia de sentido y el drama ocasionado por la guerra.

Doris Salcedo advierte que “ante la agresión sufrida”, el artista “ha exigido desmontar la exhibición de su obra”, razón por la cual la artista colombiana, reconocida a nivel internacional por exposiciones en las más importantes salas de América, Europa y Asia, así como por premios como el Velázquez de las Artes Plásticas (2010), recalcó: “Es importante anotar que Fragmentos es un espacio que tiene un carácter dual. Es un museo de arte contemporáneo, pero también es un espacio dedicado al diálogo. Este segundo uso como espacio de diálogo sólo se puede dar, cuando no hay obras de arte allí exhibidas”.

Un fuente de la Casa de Nariño dijo a este diario que el presidente Duque lo único que hizo fue utilizar un espacio a cargo del Ministerio de Cultura y el Museo Nacional, “pensado precisamente para el diálogo social”, y que desconoce el impacto causado sobre la obra del citado artista belga. En diciembre de 2018 Duque no asistió a la inauguración de dicho espacio de arte y memoria, desde entonces un símbolo del proceso de paz firmado con las Farc.

A la protestas de Salcedo se sumaron otros artistas y expertos en temas culturales. Por ejemplo, el crítico de arte y curador mexicano Cuauhtémoc Medina definió el episodio como “El museo ocupado” y anotó vía Twitter: “En violación de las normas de conservación, Iván Duque ocupa para una reunión político-religiosa una sala de Fragmentos”.

Archivo Original

Redacción: El Tiempo

Imágenes: Archivo El Tiempo