loader image

Victoria Cargo Transportes

Con modelo de concesiones se impulsarían los ferrocarriles

En las últimas semanas, la Red Férrea Central, compuesta por los corredores Bogotá-Belencito y Dorada-Chiriguaná, se convirtió en el centro del debate, pues su operación quedó prácticamente paralizada luego de que el pasado 15 de abril culminó el contrato de obra VE 001 de 2019 entre la Agencia Nacional de Infraestructura (ANI) con el consorcio Ibines para el mantenimiento y conservación de la vía férrea en ambos tramos.

(Lea:)

PUBLICIDAD

Si bien la ausencia de un administrador en las últimas tres semanas ha generado un freno en los trenes, el presidente de la ANI, Manuel Felipe Gutiérrez, aseguró que es una pausa necesaria para un beneficio mayor: una nueva apuesta para la gestión de los ferrocarriles, por medio de un modelo de concesiones, que actualmente se está estructurando.

(Lea: Gobierno aumentará en 156% la red férrea comercial)

“Estamos viviendo el proceso del cambio de uno a otro operador”, aseguró Gutiérrez, y añadió que “realmente no se tienen pérdidas significativas. Hemos venido hablando con los generadores de carga, les hemos explicado la situación, y esperamos en estas semanas estar nuevamente haciendo movimientos de carga y reestableciendo la movilidad en esos corredores”.

Sin embargo, el proceso será diferente para cada tramo. En el caso de Bogotá-Belencito se está trabajando, junto a Findeter, en la contratación del nuevo operador. Las labores de vigilancia y control de tráfico se dejarán contratadas en los próximos días, “con eso los operadores que tengan material rodante pueden estar rodando sin ningún problema en la red férrea”, explicó el presidente de la ANI.

Al finalizar este mes, por otro lado, quedará contratado el que será el nuevo operador de las 838 unidades de material rodante (locomotoras, vagones y plataformas) del Estado.

Por el contrario, la apuesta para Dorada-Chiriguaná es más ambiciosa, se está preparando un contrato de concesión por 10 años, con una inversión de $1,6 billones, y con el que se adjudicará la administración de la concesión del corredor férreo y la operación del material rodante de la Nación. Esta labor estaría lista para finales de este año, y mientras se abre la licitación el tramo será operado por los Ferrocarriles del Norte de Colombia (Fenoco).

“Antes no había una concesión propiamente dicha, para el corredor Dorada Chiriguaná lo que se tenía era una figura de administración del corredor, una mezcla entre contrato de obra y de concesión, en el que el Estado hace unos aportes para garantizar la movilidad, por ello esas inversiones eran bastante limitadas”, aclaró el presidente de la ANI. Según Gutiérrez, la carga que se está moviendo por nuestros corredores “es aún pequeña”, aproximadamente 100.000 toneladas anuales entre ambos.

“En Dorada Chiriguaná estamos apostando a mover 1 millón de toneladas luego de tres o cuatro años del inicio del contrato de concesión férrea. Es un cambio sustancial porque la carga se multiplicaría por 1.000. El desafío es enorme, y esto es una visión de largo plazo”, aseguró.

Además, esta sería la apuesta no solo para este corredor, sino también para todos los proyectos que ya se están pensando como parte del Plan Maestro Ferroviario, el cual fue presentado por el Gobierno en noviembre del año pasado y traza una hoja de ruta para potenciar el modo férreo en el país en los próximos años y poner al día a Colombia en materia de trenes.

“Ese es el modelo que se va a utilizar en adelante, contratos de concesión de largo alcance y con inversiones robustas apalancadas por el sector privado y que se recuperarán en buena medida con la carga nueva”, explicó Gutiérrez.
Mayor competitividad

El principal objetivo de este nuevo modelo es hacer más competitiva a la red férrea nacional, por lo que el contrato se está estructurando con la posibilidad de que otros operadores también puedan pasar por el corredor.

“Estamos buscando poder tener varios operadores en la red férrea y no solo uno. Eso genera varios beneficios enormes que son los derivados de la competencia”, explicó el presidente de la ANI.

Gutiérrez estima que en el caso de Dorada-Chiriguaná se podrían tener inicialmente 3 operadores, aunque Bogotá-Belencito no funcionará como una concesión, también se tiene esta apuesta, con dos potenciales operadores de carga férrea, esto no solo se traduciría en mejores condiciones para la carga movilizada, sino también mayores eficiencias.

“El mercado es pequeño, pero eso no implica que no pueda crecer, y ese tamaño del mercado también te lo dan las eficiencias que se puedan dar entre los modos”, dijo.

INTEGRACIÓN CON OTROS MODOS DE TRANSPORTE

La apuesta de las futuras concesiones férreas no solo irá dirigida a optimizar el transporte ferroviario, sino también su integración con otros modos de transporte, o el multimodalismo.

“El tema más importante es la última milla, el transporte de carga por camión, entonces se necesita que haya una integración para que haya eficiencia”, indicó Gutiérrez, por lo que este componente quedaría determinado también dentro de las condiciones de las concesiones.

Para la ANI, una integración más completa de los modos de transporte no solo significará mayores eficiencias y menores contos, sino que esa complementariedad, a la larga, traerá más beneficios a los consumidores.

Archivo Original:

Redacción: Portafolio

Imágenes: Archivo Portafolio

Deja un comentario