loader image

Victoria Cargo Transportes

Dimos una segunda vida a 4.500 toneladas de plástico’: Nestlé
Antonio Núñez es el presidente de Nestlé

Nestlé fue catalogada como la primera compañía plástico neutro del país, ¿de qué se trata esto?

En recuperar, transformar y revalorizar la cantidad equivalente de plástico que utilizamos en nuestros envases y embalajes. Con eso, lo que estamos consiguiendo es un efecto cero.

El compromiso era cumplir la meta en 2022, pero lo logramos un año y medio antes de nuestro deadline. Somos el segundo país de la región en alcanzarlo, Nestlé Costa Rica fue el primero.

¿Cuánto plástico han recuperado?

Hoy por hoy, lo que estamos haciendo es recuperar, transformar y valorizar 4.500 toneladas, les dimos una segunda vida. Pero este no es el final del viaje, sino un primer paso. En paralelo, hemos reducido 220 toneladas de plástico.

¿Y cuáles son las metas?

Queremos reducir aún más la cantidad de plástico virgen que utilizamos en nuestros envases y embalajes. El objetivo es alcanzar en 2025 una reducción mínimo del 30 por ciento del material plástico virgen.
La segunda meta debería llegar en 2030 y es que el 80 por ciento del material que usemos en nuestros procesos sea reciclado. También hay un universo muy interesante que es el uso de materiales compostables, es decir, que en contacto con el suelo se degraden. Hay todo un universo de acciones.

¿Y qué avances han hecho en ese sentido?

Por ejemplo, decidimos quitar el pitillo de plástico que venía pegado al envase del Milo y del Klim y cambiamos la bolsa. Había envases con varias capas de material plástico y lo hemos simplificado. Ahora son más sencillos y fáciles de reciclar.

¿A qué obstáculos se enfrentan para acelerar estas metas?

Estamos trabajando para acelerar y obtener esas metas antes. No hay que olvidar que los materiales plásticos tienen un papel importante en la calidad sanitaria nutricional y sensorial de los alimentos. Hoy por hoy, todavía no hay soluciones que nos permitan prescindir de ellos. De momento, los podemos optimizar.

Además, como el material reciclado está en contacto con el producto, este tiene que tener unas características de grado alimentario para evitar que se contamine y se deteriore. Tanto los centros de investigación de Nestlé como los de nuestros asociados están trabajando en encontrar soluciones.

Por último, es importante sensibilizar a la población para que todos los consumidores hagamos gestos en nuestros hogares, como separar el plástico del vidrio, del papel o de la hojalata.

¿En qué se transforma el plástico recuperado?

En otros elementos. Por ejemplo, en la construcción, en mobiliario urbano o en la industria textil, entre otros. Trabajamos de la mano de aliados como Cempre, que es una asociación que reúne a empresas y redes de recicladores, para recuperar el material y poder llevarlo a las cadenas de transformación.

¿Por qué las empresas colombianas le deberían apostar a la economía circular?

No hay que tener la idea de que proteger el medio ambiente es un gasto sino una oportunidad para crear valor, generar oportunidades de negocio y cambiar el paradigma. No queremos dejar un planeta peor del que hemos heredado.

¿Cuánto invirtieron en el proyecto?

Se invirtieron más de 2 millones de dólares para llegar a esta neutralidad de plástico. Este año se define una nueva cifra con base en los nuevos objetivos.

¿Han visto que en los últimos años los consumidores se estén decantando más por las empresas que son más amigables con el medio ambiente?

Definitivamente, los consumidores son cada vez más conscientes de que tenemos ese desafío. Creo que estamos en el camino de la solución, esta tiene que ser la generación que realmente se comprometa a un planeta mejor, a una vida mejor. Y esto para una empresa como Nestlé es fundamental.

¿Y cuáles son las metas frente para reducir las emisiones de Gases de Efecto Invernadero (GEI)?

Queremos ser carbono neutral cero en 2050 y reducir como mínimo un 50 por ciento en 2030. El 80 por ciento de las emisiones de gases de efecto invernadero se generan en actividades agrícolas y ganaderas y por eso es tan importante que ahí unamos esfuerzos para mejorar la productividad y aplicar tecnología de última generación que nos permita realmente minimizar la huella.

Lo otro importante es la reforestación y la recuperación de ecosistemas. No solamente se trata de reducir la huella de carbono sino de garantizar que a través de los sistemas naturales captamos el CO2 que en un momento determinado se esté produciendo. Tampoco hay que olvidar la gestión integral del agua, que cada vez nos movamos más hacia generación de energía limpia, no contaminante.

Archivo Original:

Redacción: El Tiempo

Imágenes: Archivo El Tiempo

Deja un comentario