loader image

Victoria Cargo Transportes

El trafico marítimo en el Ártico: Northern Sea Route, una ruta en crecimiento

Como los lectores de NAUCHERglobal ya saben, la Northern Sea Route es la ruta marítima ártica que parte desde Yara, mas o menos en la península de Yamal en la Siberia mas nórdica, donde se encuentran los yacimientos de minerales y gas natural desde cuyo puerto de Sabetta parten los buques gaseros con destino a China y Japón hacia el este, y con rumbo a Rotterdam por el oeste.

En 2021, a pesar de la pronta entrada de la estación mas invernal, el tráfico de la Northern Sea Route (NSR) ha alcanzado la cifra de 33,5 millones de toneladas hasta mitad de diciembre, comparadas con los 33 millones de toneladas en todo el 2020. Las cifras suponen un aumento del 300% en el tráfico de la NSR desde 2018. Básicamente, GNL, minerales y petroleros constituyen la gran mayoría de los productos transportados en el sentido Norte/Sur, o Norte/SE, si consideramos puertos de destino en China y Japón.

Del total de buques (92), la mayoría (79), no son de bandera rusa. Todo ello, según cifras de Rosatom, conglomerado ruso que gestiona la NSR. Y lo mas interesante es que las cifras de tráfico que se proponen alcanzar son de 80 millones de toneladas en 2024 y 110 millones en 2030.

Prohibición del uso de HFO

Todo ello, en el marco de la descarbonización prevista en todo el planeta y las cifras de cero emisiones en 2050 que se proponen muchas y variadas organizaciones, entre las que se encuentra la Clean Artic Alliance y los países de apoyo y en contra de la norma IMO, aprobada en la MEPC77, que ha tenido lugar el pasado mes de noviembre en Londres (ver la noticia publicada en NAUCHERglobal), que ha establecido la prohibición del uso de HFO (Heavy Fuel Oil) en el inicio de 2024 para todos los buques, excepto para aquellos que enarbolen bandera de alguno de los países costeros (lo que supone el 74 % aproximadamente del tráfico) hasta 2029.

Varios países, durante la pasada MEPC 77 de noviembre, intentaron endurecer esta regulación de apariencia tan permisiva: Canadá, Finlandia, Noruega, Francia, Alemania, Islandia, Países Bajos, Suecia y las Islas Salomón (estos últimos por el negro porvenir que contemplan a la vista de la subida del nivel de las aguas de los mares); pero otro grupo de países: Rusia, China, India, Japón, Arabia Saudita, UAE y Angola se opusieron frontalmente a la iniciativa, que fue finalmente desestimada.

¿Qué tenemos pues? Resulta evidente que un aumento de la navegación por el Ártico. Más contaminación por PEI y CO2, fruto de los gases de combustión del fuel utilizado, según adelantan los miembros de la Clean Artic Alliance. Así como una reducción drástica de la capa de hielo y otras lindezas que casi todos conocemos.

Archivo Original:

Redacción: Naucher

Imágenes: Archivo Naucher

Deja un comentario