loader image

Victoria Cargo Transportes

Segmento multipropósito se beneficia del retorno de la carga fraccionada dada la escasez de contenedores

Se espera que el mercado de fletamento de buques multipropósito (MPV), incluyendo tanto los buques de carga a granel como los de carga de proyecto, se mantenga fuerte hasta 2022, con el apoyo de la prevalencia continua de Covid-19 y la consiguiente interrupción de la cadena de suministro Global. Sin embargo, la inflación de las tarifas de fletamento se verá frenada por la ralentización del crecimiento de la demanda de carga y la ampliación de la capacidad de las flotas competidoras de graneles y portacontenedores a partir de 2023, según el recientemente publicado Multipurpose Shipping Forecaster de Drewry.

Está claro que 2021 consolidó la estimación de la consultora en cuanto a que que los mercados de fletamento de portacontenedores y de graneleros tienen tanto efecto, y a veces más, que la sola economía relativa a la flota multipropósito. Aunque no siempre estuvo claro que la debilidad de las tarifas de fletamento antes de 2021 se viera exacerbada por las flotas competidoras que las hacían bajar, ha quedado muy claro que el actual mercado en auge se sustenta en unas tarifas aún más altas en estos otros sectores.

La demanda de tonelaje MPV, tanto de carga fraccionada como de proyecto, aumentó casi un 9% durante 2021, tras una caída del 2,5% en 2020. Aunque la mayor parte de este aumento se debe a una mayor demanda mundial de carga dry, un elemento significativo de la misma también se debe a la mejora de la cuota de mercado de la flota MPV. Dado que los problemas de la cadena de suministro, han provocado limitaciones de capacidad sin precedentes en el sector de los contenedores, la carga fraccionada han vuelto a la flota de MPV a medida que los expedidores luchaban por asegurar el espacio de carga.

En el futuro, se espera que estas limitaciones de capacidad duren hasta bien entrado el año 2022 y, de hecho, el Año Nuevo ha comenzado con una serie de informes de buques MPV que transportan cargas normalmente asociadas a los contenedores, como el café embolsado. Dado que la política de «Cero COVID» del gobierno chino con respecto a Covid-19 sigue poniendo en peligro las operaciones portuarias, incluso cuando el resto del mundo considera que la variante Ómicron es menos amenazante de lo que se temía en un principio, los problemas de la cadena de suministro están lejos de desaparecer.

También se ha producido un aumento significativo de la demanda de los consumidores en los últimos 12 meses, ya que las restricciones de salud pública han provocado un cambio de gasto de los servicios a los bienes de consumo. La Oficina de Análisis Económico de EE.UU. señaló que el gasto en consumo personal superó los US$16.400 millones a fines de 2021, frente a los US$14.400 millones en el mismo momento de 2020. Dado que China sigue siendo la mayor nación comercial de bienes para el mundo, nuevos cierres allí tendrán un efecto significativo en el comercio mundial.

Archivo Original:

Redacción: Mundo Marítimo

Imágenes: Archivo Mundo Marítimo

Deja un comentario